Los vinos naturales, una vuelta a lo auténtico

Vinos naturales

Es probable que, si usted lector es un aficionado al vino, haya oído hablar últimamente del fenómeno de los vinos naturales. Pero, ¿qué es eso de los vinos naturales?, ¿dónde comprar vinos naturales en Madrid? y sobretodo ¿qué los diferencia de los convencionales?.

Para empezar, les diré que en este blog ya hemos hablado de ellos, dado que en nuestro catálogo están los vinos de Samuel Cano, y muchos otros que entrarían en esta categoría.

Vinos Patio Cuenca
Samuel elaborador de vinos naturales en Cuenca. Vinos Patio

Es necesario decir que, como casi todo en este país nuestro, el fenómeno en cuestión ha desatado una gran controversia, cuando no un enconado enfrentamiento. Se quejan los productores de vinos, digamos convencionales, de que la simple autodenominación de estos vinos es un ataque a sus elaboraciones, que entonces serían definidas como “antinaturales” o “artificiales”. Es necesario decir también que en países como Italia, EEUU y Francia el fenómeno de los vinos naturales lleva tiempo consolidado y con el conflicto más o menos superado.

Pero, ¿qué entendemos por un vino natural?

Podemos decir que un vino natural es simplemente zumo de uva fermentado, sin la adición de ninguna sustancia externa como levaduras no presentes en la uva, correctores de acidez o sulfitos (se permite hasta 20 mg/l de sulfuroso según las condiciones de elaboración).

Asimismo, hay determinadas acciones comunes en la industria vinícola que no son practicadas (sistemáticamente) por los elaboradores de vino natural, como la filtración, el clarificado, la microoxigenación y la estabilización.

Con Alfredo Maestro en el viñedo

Hay que decir que los vinos naturales no están reconocidos de manera reglamentaria si no que las reglas de su producción son autoimpuestas por los propios elaboradores. Existe una asociación de productores de vinos naturales, que agrupa a varias bodegas, que ha marcado una serie de principios a seguir para que un vino pueda ser considerado natural.

Entre otros, un cultivo respetuoso con el medio ambiente y un compromiso de transparencia sobre lo que se hace y cómo se hace. No obstante parece que tampoco esta asociación ha logrado agrupar a todos los productores e incluso se han creado “facciones” más o menos enfrentadas según su interpretación del concepto de vino natural.

Por otro lado hay que señalar que estos vinos, aunque comparten algunas similitudes con los vinos ecológicos de reciente aparición (recordemos que hasta ahora eran vinos de uvas ecológicas), no son lo mismo, puesto que la reglamentación de los vinos ecológicos es mucho más permisiva en aspectos como el añadido de azufre, además de no contemplar requisitos más allá del proceso de elaboración.

¿Dónde encontrar vinos naturales?

A pesar de todo podemos decir que una serie de elaboradores muy activos están empezando a difundir esta forma de hacer vino. Podemos destacar al propio Samuel Cano, Vinos Ambiz  en la zona centro, Escoda-Sanahuja y Laureano Serres en Cataluña y las bodegas andaluzas Cauzón y Barranco Oscuro como algunos de los nombres a tener en cuenta en este panorama (aunque hay muchos más). Prácticamente cualquier bodega o elaborador actualmente incorpora entre su catálogo algún vino natural.

¿Qué nos encontramos? o mejor dicho ¿Qué deberíamos encontrarnos cuando probamos un vino natural?

Pues básicamente la expresión del terruño, es decir, del origen del vino y las característas de la variedad/es con la qué está hecho, además del toque maestro del elaborador. Por otro lado, los propios elaboradores destacan como virtudes añadidas de estos vinos su digestibilidad y la ausencia de la tan temida resaca, producida por el exceso de sulfitos.

En nuestra opinión, una apuesta interesante para descubrir nuevos sabores si nos acercamos a ella sin prejuicios ni patrones preestablecidos.

Caten y juzguen por si mismos.

En la tienda de EsDeRaíz les ofrecemos varios ejemplos de estos vinos

EsDeRaíz

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone

Comments

  1. Gracias Pedro por la información que nos ayuda a entender lo complicado que es conocer la calidad de lo que consumimos. Me ha sorprendido leer que la reglamentación sobre vinos ecológicos no abarca todo el proceso e incluso es más laxa en exigencias que para los denominados vinos naturales. Al fina acabamos comprando a quien nos ofrece más confianza y nos olvidamos de las certificaciones.
    Saludos

    1. Hola Trinidad, pues sí, la verdad es que conocer al productor y ver su filosofía de trabajo es la mejor manera de decidir sobre un producto. Esto lógicamente precisa de tiempo y disponibilidad que no todo el mundo tiene. En EsDeRaíz intentamos cumplir ese cometido.
      Respecto a la certificación ecológica podemos decir que es un valor a tener en cuenta pero que, algunas veces, el mero hecho del certificado no nos asegura que el producto tenga unos valores sostenibles ya que los reglamentos de certificación ecológica sobre todo en lo que se centran es en la utilización de abonos y tratamientos de síntesis, lo cual es muy importante, pero no exigen nada en cuanto a otros temas fundamentales como la calidad del producto, su madurez y conservación, el origen y la distribución y las cuestiones sociales que han acompañado la producción de ese producto.
      Te pongo un ejemplo, ahora mismo podemos comprar digamos galletas de espelta ecológicas elaboradas en Sudáfrica, envasadas en Alemania y vendidas en Málaga…¿ecológicas?…

Leave a Reply

Required fields are marked*


cuatro + = 11