Las culturas derrotadas

En esta entrada no voy a hablaros de un productor ni de un producto, voy a hablar de un hecho constatable y verdaderamente preocupante. Hoy vamos a hablar de despoblación rural y sus consecuencias.

Para ponernos en perspectiva solamente algunos datos. Según el INE (Instituto nacional de Estadística) en España hay más de 3000 pueblos abandonados y el 70% de la población vive en el litoral (sumando la ciudad de Madrid). Para todo el que haya viajado por la España interior (las dos Castillas, Extremadura, Aragón, parte de Andalucía, etc), estos datos no resultan extraños, visto en panorama que existe en la mayoría de los núcleos de población del interior exceptuando el mes de agosto, donde el veraneo hace que se recupere parte de la población perdida de estos pueblos.

¿Qué hace que la población se desplace de estos núcleos rurales hacia otros más grandes o, en la mayoría de las veces, hacia las grandes ciudades?. Son varias las causas; falta de recursos, deficiente atención médica, escasa oferta cultural, escasa oferta educativa, paro, etc. Esto ha provocado que gran parte de nuestro territorio interior se haya despoblado con una serie de consecuencias realmente alarmantes, como pueden ser:

– La falta de custodia del territorio (¿os suena el fracking?…)

– El deterioro de un riquísimo patrimonio arquitectónico y arqueológico

villarijo arco

– La desaparición de usos y costumbres,

– La desaparición de unas infraestructuras, de unos oficios y formas de vida e incluso, de unos cultivos y unas ganaderías autóctonas y ligadas a la tierra.

Especialmente preocupante es la situación de Castilla-León y de algunas de sus provincias como Zamora o Soria. Precisamente de ésta última vamos a hablar. Y más concretamente de una comarca en la cual hay más de 30 pueblos abandonados. La comarca de Tierras Altas de Soria, con San Pedro Manrique como población principal a la cabeza.

Estas tierras, antaño pobladas por merineros que hacían la trashumancia a Andalucía para buscar pastos frescos para sus ganados, y que podrían definirse como prósperas y pujantes, no son ahora si no un cementerio de pueblos abandonados. Invadidos muchos de ellos por la vegetación, la ruina y el olvido.

Pueblos como Sarnago, Vea, Buimancos, Bretún, Valloria, Castillejo y Villarijo y muchos más, son ahora evidencias aún visibles de la despoblación de una zona rural. En el caso de las Tierras Altas varios factores influyeron en que ocurriera dicha debacle. Básicamente la falta de recursos de una zona ganadera que poco a poco vio como el comercio de la lana languidecía y a la que, decisiones controvertidas, como la conversión de tierras de pasto en tierras agrícolas y la expropiación de zonas comunes para una controvertida repoblación forestal, dieron la puntilla.

La actual crisis y las decisiones de la administración de constreñir la estructura administrativa eliminando ayuntamientos y concentrando recursos, pueden terminar con lo poco que queda.

Esta zona desolada no obstante no está exenta de atractivos. El paisaje es duro pero bello, la despoblación es intensa pero el entorno se ha vuelto salvaje y natural como un oasis dentro de la vorágine de nuestra sociedad actual, la falta de presión demográfica convierte esta zona en un paraíso para actividades como la caza, la micología, la apicultura, el senderismo, turismo rural, etc.

Loables e interesantes son las iniciativas llevadas a cabo en algunos pueblos. Por ejemplo Vadelavilla, completamente restaurado como lugar de ocio y aprendizaje o Sarnago y Fuentes de Magaña, con sus activas asociaciones culturales.

Recientemente estuvimos en uno de estos pueblos abandonados, concretamente Villarijo. Como curiosidad comentar que, en Villarijo, nació Don Ezequiel Solana. Famoso pedagogo y creador de publicaciones con las que aprendieron a leer generaciones enteras de españoles, y abuelo de Javier Solana el ex ministro y secretario general de la OTAN, entre otros cargos.

villarijo cartel

Hoy Villarijo es un pueblo abandonado al que se accede a través de una larga y difícil pista forestal desde San Pedro Manrique o bien desde la parte Riojana, a través de una tortuosa senda siguiendo el cauce del rio Linares desde Valdeperillo.

Villarijo fue despoblado definitivamente alrededor de 1967 y, en su mejor época contó con algo más de 150 vecinos. Otra curiosidad de Villarijo es que, debido a su cercanía con La Rioja y su ubicación en un valle a menos altura que los otros pueblos, contaba con un microclima que permitía el cultivo de frutales Entre ellos cerezas, guindas y olivos. De hecho tuvo el único trujal (molino de aceite) de la provincia de Soria. ¿Os imagináis poder recuperar aquellos cultivos abandonados?

En Villarijo hay apenas 3 o 4 casas habitables, recientemente habilitadas por descendientes del pueblo que, aún se reúnen periódicamente en Junio, para celebrar las fiestas patronales y no abandonar por completo el pueblo a su suerte. También pudimos observar que, actualmente, hay 2 personas viviendo de manera estable en Villarijo, trabajando para recuperar una vivienda y algunas zonas comunes del pueblo, como la fuente y alguna calle. Sin el trabajo de los descendientes del pueblo y de estas personas, Villarijo estaría hoy impracticable invadido por zarzas y cambrones como muchos otros pueblos de la zona como Valdenegrillos o Acrijos.

villarijo paisaje

No deja de impresionar la visita a estos pueblos. Esa mezcla de tristeza, desolación y atractivo irracional que provocan en nosotros, los urbanitas, que no logramos entender ¿qué es lo que pasó allí? y porqué un lugar donde nacieron, murieron, trabajaron, rieron, lloraron y amaron tantas personas, hoy está abandonado.

¿Volverán alguna vez estos pueblos a recuperar su vida?…quién sabe…

Para saber más: La Sierra del Alba (Avelino Hernandez), El caballo de Cartón (Abel Hernández), La vida entre veredas (Isabel Goig)

EsDeRaíz

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone

Comments

  1. Pienso en Villarijo y el abandono que padece, y digo,!esto es una facultad intrínseca de la mente!PENSAR.
    Posteriormente,pienso,!y ya está , las lagrimas, LLORAR,otra facultad de la mente!.
    En Villarijo se puede GOZAR, solamente con mirar a tu alrededor y pensar lo que ves,esa vegetación salvaje,su río cristalino,peña Aguila,los Siniestros,los tres Mojones,la Pesquisa etc.
    No encuentro respuestas a esto.

Leave a Reply

Required fields are marked*


+ dos = 7