Buenas prácticas

Si tuviéramos que definir una serie de pautas de consumo alimentario sostenible, destacaríamos:

1- Consumir productos de temporada. Son más frescos, están en su momento óptimo de consumo y favorecen las técnicas de rotación de cultivos.

2 – Consumir productos locales, producidos lo más cerca posible. Reduciremos el impacto causado por el trasporte y favoreceremos las economías locales.

3 – Consumir productos producidos respetando el medio ambiente. Producción ecológica, producción integrada, eficiencia energética son valores a tener en cuenta.

4. – Priorizar el consumo de frutas, legumbres y verduras, limitando el consumo de productos de origen animal. Mejoraremos nuestra salud y causaremos un menor impacto sobre el medio ambiente Solo un dato, para producir un kg de carne bovina precisamos de 16 m3 de agua.

4 – Incorporar, como criterio de compra, la disponibilidad de información acerca del origen, método de producción y elaboración de los productos de alimentación.

5 – No consumir pescados en riesgo de extinción, como el atún. Seleccionar pescados procedentes de pesquerías sostenibles y sensibles con la protección del hábitat marino.

6 – En el caso de consumo de productos procedentes de otros países (productos no producidos localmente), elegir preferentemente productos ecológicos de comercio justo (azúcar, cacao, café).

7 – Emplear el tiempo adecuado en hacer la compra y cocinar, priorizando las tiendas de barrio y los mercados de abastos sobre las grandes superficies y las recetas tradicionales sobre la comida precocinada. La alimentación adecuada debe ser una prioridad.

A través de los artículos del blog iremos profundizando en estos conceptos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone

Leave a Reply

Required fields are marked*


× nueve = 45